Tema central: creyentes desilusionados

3.3 Razones para estar desilusionados

 amanecer 1La iglesia es una comunión de pecadores redimidos.

Es esa mezcla entre gloria y carnalidad.

Donde convive la grandeza del obrar de Dios y la pobreza del hombre.

Es un lugar donde vemos a Dios obrar: milagros, amor, verdad, santidad, etc.

Y también, es un lugar propicio para que se manifiesten algunas de las miserias más lamentables del corazón humano: la hipocresía, el legalismo, la apatía, etc.

 

¡Es la escandalosa contradicción del hombre!

Una contradicción que vemos en todos los hombres usados por Dios.

Los grandes héroes de las Escrituras y los grandes hombres de Dios del presente.

 

Como por ejemplo, vemos esta contradicción al consideremos la vida de Simón Pedro.

Mateo 16:15-23  (17) Bienaventurado eres porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. (22) ¡Quítate de delante de mí, Satanás!; me eres tropiezo, porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres.

La misma persona, el mismo acontecimiento, dos resultados distintos pero también dos fuentes distintas.

 

En el amanecer podemos ver la noche declinar o el día surgir, las dos cosas son verdad.

Exactamente igual ocurre en nuestras vidas, podemos ver al Espíritu de Dios obrar o a nuestra carne manifestarse.

 

Es la fragilidad del hombre y es la fragilidad de la iglesia: que es una comunidad de pecadores redimidos. Fragilidad que no fue ajena al diseño de Dios.

 

Cuando decaemos en nuestra visión espiritual, cuando nuestro ojo se vuelve malo, (Mateo 6:23)

hay muchas razones para estar desilusionado.

Vemos la carnalidad y nos escandalizamos, vemos hipocresía, individualismo y legalismo, entre otras cosa, y esto nos espanta. Y tropezamos.

 

Pero si nuestro ojo es bueno, vemos la luz.

Vemos la gloria, el amor, el servicio, entre otras cosas, que nos llenan del gozo del Señor.

 

Mateo 6:22-23 La lámpara del cuerpo es el ojo; así que, si tu ojo es bueno, todo tu cuerpo estará lleno de luz; pero si tu ojo es maligno, todo tu cuerpo estará en tinieblas. Así que, si la luz que en ti hay es tinieblas, ¿cuántas no serán las mismas tinieblas?

 Una versión traduce esta última frase: que la luz que hay en ti. no se vuelva tinieblas.

 

Desilusión novia: un blog para creyentes desilusionados con la iglesia. Juan Manuel Montané

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s