Archivo de la etiqueta: juicio de Dios

3.6 La aflicción de Dios por los apartados

vencedorEl dolor del corazón de Dios.

Génesis 6:5 Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal. Y se arrepintió Jehová de haber hecho hombre en la tierra, y le dolió en su corazón.

 Nosotros que adoramos y servimos a Dios tenemos que procurar conocer el corazón de Dios, ¿qué le hace doler el corazón? ¿qué le aflige?

 Me atrevo a definir que encontramos dos grandes dolores en el corazón de Dios:

  • Aquellos que ha creado y que viven separados de El.

    La maldad que fluye de esta independencia, la violencia, la explotación de unos a otros y el destino eterno de perdición

     

  • Aquellos que le han conocido pero que viven una vida de derrota.

    La debilidad del testimonio de la iglesia, la falta de santidad, la falta de distinción entre los creyentes y los no creyentes. Los que viven en continua debilidad y los que están apartados.

 

En este blog nos estamos identificando especialmente con esa gran aflicción en el corazón de Dios por aquellos que le han conocido y hoy viven una vida de derrota.

Y nos encontramos ante diferentes situaciones.

 Algunos derrotados por sus propios pecados y sus rebeliones.

Hay una palabra del Espíritu de Dios para Ustedes: bienaventurados los que se vuelven a levantar, los que vuelven a empezar, hace falta fe en un Redentor lleno de poder que no sólo es capaz de redimir al pecador sino que también es poderoso para redimir al caído.

Poné tu mirada en tu Redentor.

 Algunos están derrotados porque han servido hasta el cansancio y se cansaron, se sintieron usados y perdieron las fuerzas.

Hay una palabra del Espíritu de Dios para Ustedes: no fue en vano, han servido al Dios que merece ser servido, no hay ninguna de sus entregas, de sus renuncias que quedaran sin recompensas. Dios es galardonador y no es deudor de nadie.

Volvé a poner tu mirada en ese Dios de amor que merece ser servido hasta el final.

 Y hay otros, que están desilusionaos porque se toparon con el pecado de la iglesia y especialmente con el pecado de algunos pastores. Y tropezaron.

Hay una palabra del Espíritu de Dios para Ustedes: Volvé tu mirada al Dios justo que edifica la iglesia y le da la justa retribución a cada uno. No seas desechado por el pecado del otro.

Volvé a poner tu mirada en un Dios que tiene como plan sacarte vencedor y vestirte con vestiduras blancas

 Apocalipsis 3:5 El que salga vencedor se vestirá de blanco. Jamás borraré su nombre del libro de la vida, sino que reconoceré su nombre delante de mi Padre y delante de sus ángeles.

 

Anuncios

4.2 DIOS SACUDE LA IGLESIA PREPARANDO EL ULTIMO AVIVAMIENTO

multitudHay razones para estar desilusionado. Hay muchos heridos en la Iglesia y muchos heridos (afuera?) por el mal testimonio de la iglesia.

A Dios le duele el corazón, la quiere visitar, la quiere llenar de poder pero primero la tiene que quebrantar

 Isaías dice que no puede haber ningún avivamiento en los últimos días hasta que haya una fuerte sacudida en la iglesia.

Habla de un marido: “Porque tu marido es tu Hacedor Jehová de los ejércitos es su nombre Él es tu Redentor, el Santo de Israel, el que será llamado Dios de toda la tierra.” Isaías 54:5

Y habla de una esposa infiel: “Pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios y vuestros pecados han hecho que oculte de vosotros su rostro para no oíros.” Isíais 59:2.

“Así dijo Jehová: ‘¿Qué es de la carta de repudio de vuestra madre, con la cual yo la repudié? ¿O quiénes son mis acreedores, a quienes yo os he vendido?’”   Isaías 50:1

 Dios está diciendo: “Tú te alejaste de mi. Tú amaste al mundo y las cosas del mundo, y me dejaste por ellos. Es el espíritu de Babilonia que siempre ha representado un espíritu de prosperidad, comodidad y placer. Yo no te dejé a tí, tú me dejaste a mí. ¡Muéstrame los papeles de divorcio! Muéstrame donde yo te vendí a otro. Te digo, este matrimonio no ha terminado. No creas que no haya esperanzas. Te cansaste de mí, pero a pesar de todo, te amo. Quiero que vuelvas a mi.”

 “Porque como a una mujer abandonada y triste de espíritu te llamó Jehová, como a la esposa de la juventud que es repudiada, dice el Dios tuyo. Por un breve momento te abandoné, pero te recogeré con grandes misericordias. Con un poco de ira escondí mi rostro de ti por un momento; pero con misericordia eterna tendré compasión de ti”, dice Jehová, tu Redentor.” Isaías 54:6-8

 Ciertamente, este será un gran acto de amor de parte del Señor. El ama tanto a su iglesia que se niega a permitir que la comodidad, placer y apostasía cieguen y arruinen el objeto de su amor. Por el contrario, la visitará otra vez.

 Vendrá el Redentor a Sión y a los que se vuelven de la iniquidad en Jacob dice Jehová. Y este será mi pacto con ellos, dice Jehová: ‘Mi espíritu que está sobre ti y mis palabras que puse en tu boca, no faltarán jamás de tu boca ni de la boca de tus hijos ni de la boca de los hijos de tus hijos.’ Jehová lo ha dicho, desde ahora y para siempre.” Isaías 59:18-21

 La debilidad de la iglesia está a punto de ser quebrantada.

Jesús dice, “Cuando estas cosas comiencen a suceder, ergíos y levantad vuestra cabeza, porque vuestra redención está cerca.” Lucas 21:28

 Como consecuencia de esas sacudidas quedará lo incomovible será tiempo del último avivamiento hasta que se complete la redención.

“Es tiempo de cantar, oh esposa estéril, porque más son los hijos de la desamparada que los de la casada. Ensancha tus habitaciones, alarga y fortalece tu visión. Vas a extenderte a la izquierda y derecha y tu descendencia heredará naciones.” Isaias 54:1-3

4.2 EL JUICIO COMIENZA POR LA CASA DE DIOS.

juicioLA REMOCIÓN DE LAS COSAS MOVIBLES

 Dios está levantando un Reino inconmovible.

Por eso tiene que remover todas las cosas que no son inconmovibles.

Todo lo humano: estrategias, métodos, esfuerzos, planes, sabíduría de este mundo que se ha infiltrado en la iglesia todo tiene que ser conmovido.

 Hebreos 27-29 esta frase: Aún una vez, indica la remoción de las cosas movibles, como cosas hechas, para que queden las inconmovibles. Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos a Dios agradándole con temor y reverencia; porque nuestro Dios es fuego consumidor.

 El juicio comienza en la casa de Dios, primero.

 1 Pedro 4:17 Porque es tiempo de que el juicio comience por la casa de Dios; y si primero comienza por nosotros, ¿cuál será el fin de aquellos que no obedecen al evangelio de Dios?

 La iglesia de Dios a pesar de su debilidad no será avergonzada porque es una obra de Dios.

Es una creación divina y Dios la edificará.

 Isaías 54:4, 11 No temas, porque no serás avergonzada. No te turbes, porque no serás humillada. Olvidarás la vergüenza de tu juventud, y no recordarás más el oprobio de tu viudez… ¡Mira tú, ciudad afligida, atormentada y sin consuelo!  ¡Te afirmaré con turquesas, y te cimentaré con zafiros!

 Nos habla de la fragilidad de la iglesia de los últimos tiempos.

Seremos afligidos, lanzados de lado a otro por tempestad, mal testimonio de los líderes, caídas estrepitosas, el mundo contaminando a la iglesia, divorcios, jóvenes debilitados, etc.

Pero nos promete un fundamento de piedras preciosos, la belleza celestial

 Estos zafiros representan conocimiento y sabiduría espiritual, penetración dentro del mismo corazón de Dios.

Sabemos que aquellos que soportan el sufrimiento y la tentación salen armados con mayor entendimiento de la misericordia de Dios.

Sermos tentados, lanzado de un lado a otro, afligidos pero a través de todo esto Dios está formando debajo nuestro un fundamento de roca sólida.

Todo para que puedas consolar a otros en sus pruebas.

 Isaías 54:17 Ninguna arma forjada contra ti prosperará, y tú condenarás toda el lengua que se levante contra ti en el juicio. Esta es la herencia de los siervos de Jehová: su salvación de mí vendrá, dice Jehová.

 Deja que el enemigo haga prepare sus armas., ni una sola arma que prepare contra ti, te debilitará. ¡Que gloriosa promesa!

 Cuando todo en el mundo es sacudido, tu no te moverás.

El fundamento que yo estoy echando debajo de ti es sólido.

Lo que yo estoy haciendo en ti no puede ser sacudido