Archivo de la etiqueta: gene edwards

1.4 Las bodas del Cordero

Hay una escena muy distante, en el postrer momento de la eternidad.

Una puerta se abre en los cielos.

Una luz comienza a descender: esa luz es una ciudad: la nueva Jerusalén.

En ella la multitud de los redimidos ofrece jubilosa alabanza al Señor y Salvador

El cual está resplandeciente en el centro de todo.

Esa alabanza llena la bóveda de ese nuevo cielo y esa nueva tierra,

El resplandor aumenta y llega a ser uno solo, esa luz se convierte una figura.

De pie delante del él está la desposada del Cordero.

Vestida de pureza y santidad.

Irradia una majestad, una grandeza y una exaltada hermosura .

De repente aparece una gloria aún mayor.

Es el Rey.

La gloria del resplandor de Dios sumerge y consume todo lo demás

Surge un grito de júbilo desde su interior.

Nunca más Solo

El ha venido a ser otra vez el Todo.

No, El ha llegado a ser el Todo en Todo.

Anuncios

1.3 La novia del Cordero

la noviaSi la semilla vive permanece sola pero si cae y muere…

Esa era la opción vivir en soledad o morir y convertirse en muchos.

Un cordero inmolado sobre un madero, preparado desde antes de la fundación del mundo.

El epicentro del terremoto fue la tumba o mejor dicho el cadáver que estaba en la tumba.

Todo el poder del Espíritu confluía en él, en esta victoria final.

El Cuerpo del Carpintero reverberó todo, el poder de la eternidad se habían acumulado en su alma. La carne fue absorbida por un cuerpo eterno e inmortal, tan espiritual como el Espíritu que yacía dentro de El. Instintivamente tocó su costado: una cicatriz. Algo falta de mí, la que estuvo escondida en mi desde la eternidad falta de mi. Carne de mi carne… NO! Espíritu de mi Espíritu. Algo de Dios había salido de Dios, así como Eva era sustancia de Adán.

Así traspasó la piedra y se presentó ante el gran espectáculo celestial que le estaba aguardando.

Aquellas porciones de Dios destinadas de antemano para componer su ser comenzaron a resplandecer como una indescriptible, hermosa …ciudad.

Y esa hermosa ciudad se estaba transformando en una mujer.

Este era finalmente el misterio escondido en Dios. Ella era como El pero era mujer.

La desposada de Dios compuesto de muchas porciones de mi ser, destinadas desde hace mucho.

Pero no la formare en un hora llevará tiempo pero hoy voy a comenzar,

Algún día cuando la última porción de mi ser, predestinada antes de la fundación del mundo haya quedado incorporada, la ultima persona a ser redimida entonces vendrá el fin. Mi boda.

¿Hortelano? ¿Dónde has llevado el cuerpo de mi Señor?

El Señor les permitió ver el interior de esa muchacha, su espíritu estaba muerto, gris, inmóvil.

En ese momento el Señor extrajo dentro de su costado la Vida misma de Dios y trasladó una porción de esa Vida en la muchacha. Como Eva salió del costado de Adán.

Así ese espíritu muerto se inflamó de vida. El espíritu humano había resucitado

Eva se unió a Adán y fueron una carne.

El Espíritu de Vida entró en la muchacha para ser uno en ella,

Ella había estado en El antes de la fundación del mundo. Ahora El estaba en ella.

Gabriel anunció: vean todos la nueva creación, vean todos la salvación completa.

Un ser humano partícipe de la naturaleza divina

Jesús vio en ella una mujer levantada de la tumba en la posteternidad, los dos de pie ante el Padre.

Vio en ella su desposada: una joven sin mancha ni arruga, a sus ojos perfecta, una mujer de imponente belleza, está ataviada con la pureza, la justicia y la santidad.

La ve perfecta y completa con ese amor divino ardiendo apasionadamente dentro de ella.

Eso fue lo que sus ojos vieron. Los que otros ojos ven, ya no tiene importancia.

Así como yo la veo, así la veo siempre. Nadie la ve como yo. Ella algún día se verá a si misma así.

¿Quién es esta muchacha?

Esa muchacha sos vos

 desilusión novia = un blog para creyentes desilusionados con la iglesia. Juan Manuel Montané

1.2 La que sube del desierto: Israel

Dios los miraba venir desde el Monte, recordó la caída en el Edén, el diluvio y Noé. Luego había comenzado de nuevo: Abraham. Isaac, José, luego Egipto. Hoy era un día especial. Los ojos de Dios no veían una multitud avanzando, veían una doncella que venía de Egipto cruzando el desierto. El corazón de Dios latía con estos pensamientos: “He esperado este día desde la eternidad. He creado el universo esperando este día. Me amará, confiará, aprenderá amarme. Le tengo preparada una tierra especial para ella donde alcanzara su plena condición de mujer.”

Moisés habló con el pueblo de parte de Dios: “En los días de Noé, Dios se arrepintió de haber creado al hombre porque continuamente se alejaron de El. Sin embargo, Dios escogió un pueblo y son ustedes. Dios los ama y lo que sólo quiere de ustedes es que le amen, con todas su fuerzas, su mente y alma”. El pueblo respondió con buena voluntad, quisieron ofrendar, obedecer, servir, adorar. Pero Dios los miro con tristeza, yo no necesito su dinero, su obediencia, ni su adoración, ni sus oraciones tan solo quiero que me amen, que me amen, que me amen.

A los ojos de los hombres era una nación pero a los ojos de Dios era un mujer. Una mujer ataviada que prefiguraba ser su desposada. Ella sería su esposa por eso la visitaba, la aconsejaba, la cuidaba de otro pretendientes y enemigos. Advertía su debilidades y las cubría. Sabiendo que en el desierto había tropezado por algo tan simple como el pan, su desposada no vivirá solo de pan. Reconociendo su absoluta debilidad e impotencia ante toda tentación su desposada vivirá por otra vida. En la tierra prometida halló reposo y fue prosperada pero esa prosperidad la alejó más y más del Señor. Y la llamaba pero ella fornicaba con las naciones de este mundo y cada vez se debilitaba más. No me queda otro recurso que castigarte para hacerte volver a mí. Dios mandó profetas pero nadie les escuchaba. Hubo un joven que sufrió lo mismo que Dios y Dios le habló a Oseas: búscala. Y Oseas buscó a su esposa que se había prostituido y la perdonó y se volvió a casar. Dios le dijo de la misma manera haré yo, la perdonaré y la traeré de nuevo a mi casa. Así un pueblo que Dios había sido sacado de la esclavitud fue llevado por el mismo Señor a la esclavitud, esta vez en Babilonia. Pasaron los años y la historia de la rebelde mujer no cambiaba mucho, se arrepentía para volverse a descarriar.

Gabriel levantó la mano y anunció: estamos ante el momento mas grande de la historia. Ha llegado el cumplimiento de los tiempos, se terminó el uso de imágenes, símbolos e ilustraciones ahora viene la realidad. Dios está por encarnarse en la matriz de una mujer y saldrá en forma humana.

Juan estaba ministrando a la multitud en el desierto y vio venir una luz en medio de la multitud. Y al ver sobre quien reposaba la gloria de Dios se sorprendió: mi primo. Y declaró ¡he aquí el Cordero de Dios! El Espíritu lo llevó al desierto. (Fue aquí, en el desierto, donde ella fue tentada yo le proveía para todas su necesidades me probó una y otra vez, hasta me provocó y terminó adorando un becerro de oro). El diablo lo encontró: nunca había soñado con encontrar un oportunidad tan maravillosa: Dios Visible, Dios encarnado en un endeble protección de carne y hueso. Dios Vulnerable. Lo siguió tentando hasta que Jesús se levantó y lo reprendió: Vete de mi Satanás Solo a Dios adorará. Y se fue. Vinieron los ángeles a servirles y les dijo: Lo vencí pero como hombre. No se repitió la escena de Adán en el huerto ni la de Israel en el desierto.

Jesús se sentó en el Monte de los Olivos y miró a Jerusalén y lloró: Jeru, Jeru. Al verla recordó como ella había venido a esta tierra, en aquellos días su hermosura e inocencia eran desconcertantes sin embargo se dejo seducir por las costumbres de los pueblos y los dioses extraños. En los días de Salomón estando en su apogeo de su hermosura y esplendor, rompió su votos y se fue tras ellos. Ahora no solo era vieja sino que una vez más homicida. La miró entre sollozos de dolor y lágrimas, tantas veces apedreaste a los que venían a salvarte, cuantas veces te llamé para que volvieras pero no vinistes, cuantas veces quise tomarte como una gallina toma a sus polluelos. Cuando entró en Jerusalén, ahí estaba Jeru dándole la bienvenida pero en seguida después delante de Pilatos apareció la verdadera Jeru, gritando enardecida: Crucifíquenlo. Jesús la miró y pensó: Ahora vendrá otra mujer, un ser espiritual del cual tú solo eras figura, mucho mas hermosa que tú.

Desilusión novia: un blog para creyentes desilusionados con la iglesia. Juan Manuel Montané

 

1.1 En la creación: Eva (relato basado en: Divino Romance de Gene Edwards)

Uno de los temas esenciales tratados en el blog de origen: El mensaje esencial de Dios. Ver más.

Era el octavo día, todo era bueno. Dios paseo con el hombre y disfrutaron de lo creado. El hombre le puso nombre a todos los animales, pero en el interior del hombre surgió una insatisfacción, un dolor, se dio cuenta de que estaba solo. Todos tenía un ella. Yo soy ish, el hombre, pero algo no está bien, estoy solo. ¿Dónde esta mi Isha, mi varona?
Dios le dijo: Si, es verdad, no es bueno que estés solo. Tú eres reflejo de mi esencia y yo soy uno, indivisible, pero en lo profundo de mi ser hay un principio escondido que está presente en lo íntimo del universo entero. Es el principio de la semilla. Esta semilla como nosotros está sola, a menos que caiga en tierra y muera.

El hombre respondió: hazme una semilla, colócame en las entrañas de ese barro del cual provengo, forma a partir de mí, a mi otro, mi ella, para que no estemos solos. Si, tendrás tu varona. Concluyó Dios.
Loa ángeles se preguntaron. No había dicho Dios que la creación y toda obra creativa había terminado en el sexto día y ya estamos en el octavo. Dios imaginando las preguntas respondió: No, no voy a crear, formaré tu otro yo de ti mismo, es una transformación. Tu otro yo como toda semilla está dentro tuyo, está escondido en ti, saldrá de tu costado. Será carne de tu carne y hueso de tus huesos, será una extensión de tu ser.

Así quedó el hombre sumido en un sueño profundo y los ángeles atónitos observaron como el Hombre dejaba de ser uno, para ser dos y sin embargo seguir siendo uno. Y Dios moldeó y plasmó el ser mas hermoso de la creación: la mujer. Y los ángeles tuvieron esta certeza que Dios había moldeado a la mujer con la visión de su desposada, su ella.
Adán le dijo: tú estabas en mí, una criatura tan bella, saliste de mi costado, fuimos separados. Ahora falta una cosa, ante estabas tú en mí, ahora hace falta que entre yo en ti. Y así, en el escenario más bello creado por Dios: el huerto del Edén, el señor de la tierra y su otro yo vinieron a ser otra vez una sola carne.

Desilusión novia: un blog para creyentes desilusionados con la iglesia. Juan Manuel Montané

Un espacio para creyentes desilusionados con la iglesia

1 – UNA REVELACION DE LA NOVIA

(adaptación de: “Divino Romance” – Gene Edwards)

  1.  
    1. En la creación: Eva

    2. La que sube del desierto: Israel

    3. La novia del Cordero.

    4. Las bodas del Cordero 

2 – EL REINO SUFRE VIOLENCIA

  1.  
    1. La esperanza se hace realidad (el cielo en la tierra)

    2. Descubriendo la operación de las tinieblas en la iglesia

    3. Las manchas y arrugas

    4. La prostitución espiritual: novia o amante. 

3 – RAZONES PARA ESTAR DESILUSIONADO

  1.  
    1. La desilusión de los ideales

(extracto de: “Vida en Comunidad” – Dietrich Bonhoeffer )

  1.  
    1. Desilusionados con la iglesia.

    2. Razones para estar desilusionados

    3. La remoción de las cosas movibles

 4 – LA BELLEZA DE SU IMPERFECCION  

  1. Un reino inconmovible

  2. La fortaleza de la humildad

  3. El último avivamiento

 desilusión novia: un blog para creyentes desilusionados con la iglesia. Juan Manuel Montané