3.6 La aflicción de Dios por los apartados


vencedorEl dolor del corazón de Dios.

Génesis 6:5 Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal. Y se arrepintió Jehová de haber hecho hombre en la tierra, y le dolió en su corazón.

 Nosotros que adoramos y servimos a Dios tenemos que procurar conocer el corazón de Dios, ¿qué le hace doler el corazón? ¿qué le aflige?

 Me atrevo a definir que encontramos dos grandes dolores en el corazón de Dios:

  • Aquellos que ha creado y que viven separados de El.

    La maldad que fluye de esta independencia, la violencia, la explotación de unos a otros y el destino eterno de perdición

     

  • Aquellos que le han conocido pero que viven una vida de derrota.

    La debilidad del testimonio de la iglesia, la falta de santidad, la falta de distinción entre los creyentes y los no creyentes. Los que viven en continua debilidad y los que están apartados.

 

En este blog nos estamos identificando especialmente con esa gran aflicción en el corazón de Dios por aquellos que le han conocido y hoy viven una vida de derrota.

Y nos encontramos ante diferentes situaciones.

 Algunos derrotados por sus propios pecados y sus rebeliones.

Hay una palabra del Espíritu de Dios para Ustedes: bienaventurados los que se vuelven a levantar, los que vuelven a empezar, hace falta fe en un Redentor lleno de poder que no sólo es capaz de redimir al pecador sino que también es poderoso para redimir al caído.

Poné tu mirada en tu Redentor.

 Algunos están derrotados porque han servido hasta el cansancio y se cansaron, se sintieron usados y perdieron las fuerzas.

Hay una palabra del Espíritu de Dios para Ustedes: no fue en vano, han servido al Dios que merece ser servido, no hay ninguna de sus entregas, de sus renuncias que quedaran sin recompensas. Dios es galardonador y no es deudor de nadie.

Volvé a poner tu mirada en ese Dios de amor que merece ser servido hasta el final.

 Y hay otros, que están desilusionaos porque se toparon con el pecado de la iglesia y especialmente con el pecado de algunos pastores. Y tropezaron.

Hay una palabra del Espíritu de Dios para Ustedes: Volvé tu mirada al Dios justo que edifica la iglesia y le da la justa retribución a cada uno. No seas desechado por el pecado del otro.

Volvé a poner tu mirada en un Dios que tiene como plan sacarte vencedor y vestirte con vestiduras blancas

 Apocalipsis 3:5 El que salga vencedor se vestirá de blanco. Jamás borraré su nombre del libro de la vida, sino que reconoceré su nombre delante de mi Padre y delante de sus ángeles.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s