Archivos Mensuales: julio 2009

2.3 Las manchas y arrugas

El escándalo de la debilidad de la iglesia.

En el Capítulo 1 vimos la perfección del plan de Dios.

Formar un pueblo, hombres redimidos en un pacto de amor.

Preparar una novia, embellecerla con nuestras actitudes.

 Es plan viene avanzando y atravesando el tiempo hasta alcanzar la eternidad.

Ese plan ha tenido un desarrollo progresivo en el plano temporal.

Es una corriente, es un flujo de virtud, es un Reino que avanza.

 En el capítulo 2 vemos que ese Reino sufre violencia.

Sufre oposición.

Hay otro Reino, es un Reino de las tinieblas que se opone al Reino de Dios.

Pero la opisición más fuerte al avance de ese Reino está en la debilidad propia.

Es la debilidad inherente de los vehículos de ese Reino.

Nuestra fragilidad, falta de compromiso, indefinicicón, falta de coraje.

 Ese reino avanza y en ese avance sufre violencia y hacen falta valientes

Mateo 11:12 Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre, y los violentos lo arrebatan.

 Mientras tanto.

Mientras ese Reino avanza entre tanta oposición la realidad de la iglesia hoy es un escándalo.

tropiezoEn griego. (σκάνδαλον)

La Biblia habla de ese escándalo y lo troduce tropiezo.

 Mateo 18:7 ¡Ay del mundo por los tropiezos! porque es necesario que vengan tropiezos, pero ¡ay de aquel hombre por quien viene el tropiezo!

 Lucas 17:1 Dijo Jesús a sus discípulos: Imposible es que no vengan tropiezos; mas ¡ay de aquel por quien vienen!

 Romanos 9:32-33 ¿Por qué? Porque iban tras ella no por fe, sino como por obras de la ley, pues tropezaron en la piedra de tropiezo, como está escrito: He aquí pongo en Sion piedra de tropiezo y roca de caída; Y el que creyere en él, no será avergonzado.

 Es un escándolo, es de tropiezo.

Somos parte de algo tan alto y sublime, que avanza lleno de virtud, de gracia y de poder.

Sin embargo, sólo se irradia una pequeña luz envuelta en mucha penumbra.

 Es una novia con vestiduras blancas y resplandecientes pero todavía con el vestido lleno de manchas y arrugas.

El pecado produce manchas que opacan el testimonio.

La falta de compromiso producen esas arrugas.

 HAY RAZONES PARA ESTAR DESILUSIONADO AL VER ESTA REALIDAD

HAY RAZONES PARA ANHELAR UN MAYOR COMPROMISO.

HAY RAZONES PARA TENER HAMBRE DE MAYOR GLORIA.

Anuncios

1.4 Las bodas del Cordero

Hay una escena muy distante, en el postrer momento de la eternidad.

Una puerta se abre en los cielos.

Una luz comienza a descender: esa luz es una ciudad: la nueva Jerusalén.

En ella la multitud de los redimidos ofrece jubilosa alabanza al Señor y Salvador

El cual está resplandeciente en el centro de todo.

Esa alabanza llena la bóveda de ese nuevo cielo y esa nueva tierra,

El resplandor aumenta y llega a ser uno solo, esa luz se convierte una figura.

De pie delante del él está la desposada del Cordero.

Vestida de pureza y santidad.

Irradia una majestad, una grandeza y una exaltada hermosura .

De repente aparece una gloria aún mayor.

Es el Rey.

La gloria del resplandor de Dios sumerge y consume todo lo demás

Surge un grito de júbilo desde su interior.

Nunca más Solo

El ha venido a ser otra vez el Todo.

No, El ha llegado a ser el Todo en Todo.

2.2 La tensión entre la luz y las tinieblas

LA REALIDAD CELESTIAL Y LA REALIDAD TERRENAL

LA ESPERANZA Y LA DESILUSIÓN

Las tinieblas llenaban la tierra.

La rebelión del hombre provocó el desorden del universo.

Las tinieblas son ausencia de luz.

Las tinieblas espirituales son la ausencia de Dios.

Esa ausencia de Dios deja ese espacio para la acción de las huestes espirituales de maldad.

Establece el gobierno de las tinieblas.

 Es un Reino establecido en la tierra por decisión del hombre.

Como Reino, tiene su Rey, su territorio y su plan de conquista.

Su primer estrategia es mantener el control de lo que tiene.

Para ello se mantiene agazapado, escondido en la ignorancia espiritual.

Su primer y más perfecta mentira es que no existe.

Su segunda estrategia es dividir y contaminar el Reino de la luz.

El Reino de los cielos sufre violencia y los violentos la arrebatan,

Extraño pasaje para algunos, no?

Es una violencia espiritual contra el control de las tinieblas.

Es una guerra con armas espirituales: el amor, la renuncia, la fe y la paz.

 luz 2Y vino la luz.

Dios es luz y alumbra los cielos con su gloria resplandeciente.

Esa luz que habitaba la eternidad se hizo carne.

Jesús abrió la puerta y abrió un camino.

Lo eterno se hace temporal, lo celestial terrenal.

Y los discípulos pueden decir vimos gran luz, llena de gracia y de verdad.

Esa luz, esa vida poderosa hace morada en nosotros.

La herida de nuestro corazón deja alojar lo eterno.

 Esa luz combate con las tinieblas

Satanás es despojado de sus moradas celestiales.

Jesús explica que lo vieron caer.

Y ahora recorre la tierra buscando a quien devorar.

Su alimento es el polvo.

Estamos en una lucha espiritual, cuerpo a cuerpo, en realidad mente a mente, espíritu a espíritu.

El campo de batalla es la mente de los creyentes.

Al ser debilitados, atacados y condenados, se debilita el avance del Reino de Dios.

El gran problema fue y es:

Esa luz es poderosa, transforma vida, fortalece al débil, sana al enfermo., etc.

Esa luz vino a hacer morada en los hombres.

Esa vida llena de poder se hace inoperante cuando a los que vino, los que la deben recibir y manifestar aman más las tinieblas que la luz.

No vaya a ser que la luz que hay en nosotros se vuelva tinieblas.

 Las consecuencias de este combate.

La realidad cotidiana es una realidad de tinieblas con destellos de luz, o de luminosidad con destellos de tinieblas.

Lo eterno entremezclado con lo terreno.

El Espíritu conviviendo con la fragilidad de nuestra carnalidad.

La esperanza abriédose paso en la desilusión.